En este artículo te contamos qué es la inulina, qué beneficios aporta a nuestra salud y en qué alimentos se encuentra, para que puedas aprovechar sus beneficios y propiedades.

¿Qué es la inulina?

Aunque no es tan popularmente conocida, la inulina es un tipo de carbohidrato que en las últimas décadas ha sido muy estudiado tanto por la medicina, como por la industria farmacéutica y la alimenticia. Como resultado de estas investigaciones que dejaron en evidencia sus propiedades, comenzó a incorporarse a muchos alimentos, en algunos casos como sustituto del azúcar o de grasas, en otros, con el objetivo de mejorar la textura de los mismos, haciéndolos más gratos para nuestros sentidos. Pero lo más importante que debes conocer es que su ingesta trae muchos beneficios para nuestra salud.

La inulina, en su condición de prebiótico, no es digerible, llegando así intacta hasta el intestino grueso para nutrir a los probióticos que cumplirán la tarea de equilibrar y nutrir la flora intestinal.

Naturalmente, este componente, que científicamente se reconoce como un fructano, se encuentra presente en las raíces, tubérculos y rizomas de algunas plantas. En su apariencia, es similar al almidón, y soluble en agua, se transforma en un gel.

Beneficios

Además de ser una fuente de fibra, la inulina tiene una gran cantidad de evidencia para promover la salud general al ayudar a regular el peso, ya que ayuda a promover una sensación de plenitud y control del apetito, promueve un mejor entorno intestinal, se ha relacionado con la mejora de la sangre (colesterol y glucosa) y potencialmente tiene efectos anticancerígenos y antidiabéticos.

Alimentos ricos en inulina

Entre los alimentos más ricos en inulina podemos mencionar a los espárragos, el ajo, la cebolla, el puerro o ajoporro y en pequeñas cantidades está presente en cereales como el trigo, la cebada y el centeno y en frutas como el plátano. Más, es en la alcachofa de Jerusalén, el agave, en el diente de león y en la raíz de la achicoria, donde se encuentra mayor concentración de fibra de inulina.

Por ese motivo, es que de estos vegetales se extrae para su uso industrial. Así, se adiciona a alimentos cocidos, como panes y galletas; también a lácteos y bebidas. Esto es principalmente porque sustituye azúcares y grasas con un aporte calórico muy bajo, por lo que es muy común encontrar a este componente en alimentos dietéticos.

A su vez, la industria farmacéutica produce y comercializa suplementos dietarios teniendo en consideración las propiedades de éste glúcido.

Conclusión:

La inulina es un polisacárido no digerible que se encuentra de manera natural en muchas plantas, principalmente en raíces y rizomas. La inulina comercial suele extraerse de la achicoria. Tiene sabor neutro, no modifica el sabor original de los alimentos, mejora la textura, la palatabilidad y la estabilidad de una gran variedad de alimentos.

Presenta efecto prebiótico. Al no ser digerida en las parte altas del intestino, llega hasta el intestino grueso donde sirve de nutriente a las bacterias probióticas, contribuyendo así al equilibrio de la flora intestinal, incrementando la biomasa bacteriana y mejorando el tránsito intestinal.

Si te ha gustado el articulo compártelo en tu red favoríta

Abrir chat
¡Hola!

¿Tienes alguna o pregunta?
Powered by