El cuerpo humano en posición bípeda es asimétrico, esta siempre en movimiento a la vez que los músculos se acortan o se estiran para mantener el equilibrio. La parte de abajo tiene mas peso que la parte de arriba por lo que el centro de gravedad no podrá estar en el centro (que es mas o menos el ombligo) si no un poco mas abajo.

Gracias a los reflejos musculares principalmente el reflejo de estiramiento de control tónico, conseguimos que el centro de gravedad permanezca es su sitio.

El equilibrio en la vida diaria tiene una relación muy estrecha con los reflejos, la agilidad y la flexibilidad. En personas mayores las pérdidas de equilibrio suelen ser los detonantes de males mayores, como las caídas y la rotura de la cadera. Por esto desde cierta edad se tiene que trabajar esta cualidad deportiva.

En gimnasias como el pilates o el fitness, se realizan ejercicios con pelota muy utiles para trabajar tanto el equilibrio como la fuerza y los reflejos. Un aumento del equilibrio mas un aumento de la fuerza y la agilidad disminuirán drásticamente la posibilidad de una caída, y además reducirán los daños causados si esta se produce.