¿Quieres empezar a entrenar ya?

Envíame un mensaje whatsapp:
646 367 266 y cuéntame tus objetivos.

Entrenamiento en el embarazo

EMBARAZOLa práctica de ejercicio físico mejora la condición cardiovascular y muscular, favorece la corrección postural y evita un aumento excesivo de peso, lo que proporcionará a la embarazada una mejor condición física general y le permitirá enfrentarse al trabajo del embarazo y parto con menos riesgos.

Así mismo disminuye las molestias digestivas y el estreñimiento, aumenta el bienestar psicológico reduciendo la ansiedad, la depresión y el insomnio y crea hábitos de vida saludables.

Mejora la tensión arterial y protege frente a la diabetes gestacional, pudiendo ser empleado como tratamiento alternativo que permitiría disminuir o incluso suprimir el uso de insulina.

Acorta el tiempo de hospitalización postparto y reduce el número de cesáreas.

El nivel de adaptación al ejercicio físico previo al embarazo será un factor determinante en la tolerancia y posibilidades de realizar actividad física: a mayor adaptación aeróbica, mayor eficiencia cardiorrespiratoria y energética, mejor vascularización de los tejidos y mayor capacidad de eliminar calor.

El ejercicio durante el embarazo ayuda al parto porque los músculos trabajados y fortalecidos empujan con mayor eficacia, lo cual es muy importante a la hora del parto.

Los ejercicios de fortalecimiento muscular y de flexibilidad artro-muscular de toda esta zona es de vital importancia para agilizar el proceso de parto.

Por otro lado, mientras que el útero se agranda a medida que avanza el embarazo, se va elevando fuera de la pelvis de la mujer y el peso y el sostén es soportado por los músculos abdominales y paravertebrales.

El ejercicio y los deportes añaden fuerza a los músculos abdominales de modo que estén en mejores condiciones para sostener el útero y estiran los de la espalda para que no se vean tan recargados a partir de este nuevo peso que se agrega.